banner-1-1200x800.png

«¿Cómo dijo?»

Quizás se haya oído decir estas palabras más a menudo de lo que le gustaría reconocer. O tal vez usted o un familiar o amigo esté subiendo constantemente el volumen del televisor o no pueda seguir las conversaciones en los restaurantes.

Si tiene 70 años o más, esto es común. La pérdida auditiva de leve a moderada afecta a más del 60 por ciento de las personas de 70 años, y más del 80 por ciento de las personas de 80 años tienen pérdida de audición, según el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de la Salud.

El costo y la accesibilidad de los servicios de cuidado de la audición es un problema urgente de salud pública. En los Estados Unidos, casi 37,5 millones de adultos informan tener una pérdida auditiva en uno o ambos oídos. Este número sube con el aumento del número de personas mayores.

«Apoyamos los estudios no sólo sobre cómo oímos, sino también sobre las tecnologías para ayudar a oír mejor».

– James F. Battey, Jr., director del Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación

«La pérdida de audición es una discapacidad oculta que suele ocurrir gradualmente. Por eso a menudo es difícil saber cuánta pérdida de audición se tiene», explica la Dra. Debara Tucci, de Duke University.

La Dra. Tucci, una investigadora subvencionada por el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación, se especializa en cirugía de oídos y atención médica de personas con dificultades auditivas. Dice que si la pérdida de audición no se trata, puede provocar problemas graves de salud, sociales y financieros.

«Las personas con pérdida de audición tienen un mayor riesgo de caídas, depresión y hospitalización. También tienen más dificultad para acceder a la atención médica», dice la Dra. Tucci. La pérdida de audición también se ha relacionado con un mayor riesgo de aislamiento social y demencia en adultos mayores.

De los millones de adultos que podrían beneficiarse de los audífonos, solo el 25 por ciento ha usado uno, según el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación.

Estigma social

Hay muchas razones por las que las personas con pérdida auditiva no usan audífonos. Una de ellas es el estigma relacionado con ellos.

«Las personas suelen ver a los audífonos como un signo de vejez y por eso no buscan la ayuda que necesitan», explica la Dra. Tucci. Antes de buscar tratamiento médico, la mayoría de los usuarios de audífonos han vivido más de 10 años con pérdida auditiva y su audición ha empeorado con el tiempo.

Además, los audífonos, las visitas a los especialistas y los otros tratamientos de la audición pueden ser muy costosos. Medicare y Medicaid ofrecen una cobertura limitada o nula para audífonos, que pueden costar hasta $3.000.

Costo y accesibilidad

¿Por qué es tan alto el costo? En la mayoría de los casos, el precio del audífono incluye los servicios de un profesional de salud auditiva.

En la actualidad, si cree que necesita audífonos, primero debe visitar a un audiólogo o a un especialista en audífonos para que le hagan una prueba. Luego, debe comprar los dispositivos con uno de estos profesionales de salud auditiva, quienes adaptarían los audífonos para usted según sus necesidades. Podrían ofrecerles consejos a usted y a sus familiares para adaptarse a la pérdida auditiva.

Los audiólogos son profesionales de la salud con títulos especializados y formación avanzada en trastornos de la audición y el equilibrio. Los especialistas en instrumentos auditivos son profesionales con licencia del estado. Los requisitos varían según el estado, la mayoría requieren completar una capacitación de dos años.

Ahora que los audífonos tienen componentes digitales en lugar de analógicos, las opciones de configuración han aumentado mucho. Además, la configuración de los audífonos es más fácil de ajustar. En algunos casos, el mismo usuario puede hacerlo.

Los investigadores han estado explorando por qué muchas personas no reciben la ayuda que necesitan y cómo lograr que más adultos con pérdida de audición de leve a moderada reciban atención de salud auditiva.

«El Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés) tiene una larga trayectoria de investigación y descubrimientos en el campo de la salud auditiva», dice el James F. Battey, Jr., su director. «Apoyamos estudios no sólo sobre cómo oímos, sino también sobre las tecnologías para oír mejor y sobre los modelos que hagan que las intervenciones para la pérdida de la audición lleguen a quienes las necesitan».

En un estudio reciente se descubrió que los participantes que habían elegido audífonos preprogramados sin receta reportaron un nivel de beneficio similar al de los participantes que compraron los mismos audífonos a través de un audiólogo siguiendo las mejores prácticas.

Los servicios de audiología incluían el ajuste de los audífonos y sugerencias para los consumidores sobre cómo usarlos. Es el primer estudio clínico aleatorizado, con enmascaramiento doble y controlado para comparar la eficacia de dos modelos de prestación de servicios relacionados con audífonos.

El Dr. Larry Humes, profesor de Ciencias del habla y de la audición de la Universidad de Indiana, es el investigador principal del estudio. «Espero con mucho interés los resultados», dice el Dr. Humes. «Me gustaría que hubiera más audífonos para los consumidores».

El 18 de agosto de 2017, se aprobó una nueva ley que les ofrecerá más opciones a algunos adultos con pérdida auditiva. La ley le da a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) tres años para crear estándares de seguridad, eficacia y etiquetado de los audífonos de venta libre (sin receta). Esta nueva ley fue una disposición de la Ley de Reautorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de 2017.

Los audífonos de venta libre estarían aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para adultos con pérdida de audición de leve a moderada. Los consumidores no tendrían que ver a un profesional de la audición con licencia para comprar ciertos audífonos.

Los defensores de la ley esperan que el costo de los audífonos sea mucho menor que los audífonos vendidos a través de los modelos actuales.

La Administración de Alimentos y Medicamentos está creando pautas para ayudar a los consumidores a determinar si son candidatos para estos dispositivos, o si tienen síntomas que sugieren que deben consultar a un profesional de la salud.

«La opción de venta libre es una buena alternativa para las personas que creen que podrían tener pérdida de la audición», dice el Dr. Humes. «Es una forma de probar los audífonos a bajo costo. Cuando sus necesidades auditivas se vuelvan más complejas, pueden acudir a un profesional para obtener ayuda adicional».

Más que pérdida auditiva

Usar audífonos para oír mejor no es tan simple como ponerse un par de anteojos de lectura para ver mejor.

«Algunas personas piensan que basta con ponerse audífonos para tener una audición 20-20, como los anteojos», explica el Dr. Humes. «El problema con los adultos mayores y la pérdida de audición es un poco más complejo».

Acostumbrarse al sonido más alto de los audífonos lleva semanas o meses. Y el tratamiento de un problema de audición implica ajustes para el oído interno y el cerebro. «Poder comprar audífonos sin receta es cómodo, pero las personas mayores no deberían tener la expectativa de que volverán a oír como a los 20 años en cuanto se pongan los audífonos», advierte el Dr. Humes.

Se recomienda que los adultos con pérdida auditiva leve a moderada reciban una opción de atención auditiva de bajo costo cuando las haya. Y, si tiene más de 65 años, una cita con un audiólogo debería estar a su alcance.

«Les recomiendo a todas las personas mayores de 65 años que vean a su médico de cabecera y le pidan un referimiento a un audiólogo para un examen de audición cubierto por Medicare», dice el Dr. Tucci. «Esta es la mejor manera de determinar si tiene pérdida de audición y de prevenir problemas de salud relacionados».


aud6.jpg

La pérdida de la audición afecta a aproximadamente 37.5 millones de personas mayores de 18 años, a una de cada tres personas de 65 a 74 años y a casi la mitad de las mayores de 75 años en los Estados Unidos. Sin embargo, solamente alrededor de 25% de quienes podrían beneficiarse de una prótesis auditiva la usan.

Las barreras para el uso incluyen los altos costos, el estigma, el acceso limitado y la creencia de que las prótesis auditivas no compensan el beneficio. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos, que regula la inocuidad y eficacia de las prótesis auditivas, aprobó recientemente una nueva categoría de prótesis auditivas de venta libre (en inglés) para adultos mayores de 18 años con una pérdida percibida de la audición de leve a moderada. Se espera que estos dispositivos sean de un costo más módico y estén más accesibles en el futuro.

¿Cuáles son algunas de las causas de la pérdida de la audición?

  • La edad.
  • La exposición a ruido muy alto causado por maquinaria o herramientas de uso residencial, como cortadoras de césped y sopladores de hojas.
  • La música con un volumen excesivamente alto.
  • La acumulación de cera o de líquidos en los oídos.
  • La perforación del tímpano.
  • Algunas afecciones de salud como la diabetes, la hipertensión arterial, el derrame cerebral, una lesión cerebral o un tumor.
  • Algunos medicamentos empleados para tratar las infecciones graves, el cáncer y la enfermedad del corazón.
  • La herencia.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la pérdida de la audición?

“La pérdida de la audición, aunque sea leve o moderada, afecta notablemente la calidad de vida de decenas de millones de adultos en los Estados Unidos”, afirmó Debara L. Tucci, M.D., M.S., M.B.A., Directora del Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD).

Esto puede crear dificultad para entender y seguir los consejos del médico, responder a los avisos de alerta u oír el teléfono, el timbre de la puerta o la alarma de incendio.

La pérdida de la audición se ha vinculado a afecciones graves como la depresión, la falta de autoestima, la disminución de la capacidad cognoscitiva, la reducción de la movilidad y las caídas. También puede dificultar la comunicación con otras personas, lo cual conduce a aislamiento social y a evitar las actividades estimulantes.

La pérdida de la audición relacionada con la edad puede empeorar con el tiempo. Eso afecta la forma de entender cuando la gente habla, especialmente en entornos donde hay ruido, como en los restaurantes. A medida que la gente envejece, algunas personas tienen tinnitus (sensación de ruidos en los oídos). Muchas personas sufren mareo llamado presbiastasis, un trastorno que afecta el oído interno y el sentido de equilibro a medida que envejecemos.

¿Cómo puedo conseguir una prótesis auditiva?

Las prótesis auditivas pueden conseguirse con receta médica o como productos de venta libre. Desde agosto de 2022, en virtud de un cambio de reglas hecho por la FDA, los dispositivos de venta libre se pueden obtener si necesidad de examen por un audiólogo (profesional especializado en salud auditiva). Estas prótesis pueden ayudar a los adultos mayores de 18 años con pérdida percibida de la audición de leve a moderada. Las prótesis auditivas vendidas con receta médica puede dispensarlas un profesional que las ayudará a seleccionar, programar y mantener. Los niños y adultos con pérdida de la audición más grave o compleja siempre deben trabajar con un audiólogo.

Si usted cree que tiene pérdida de la audición, hable con un audiólogo para obtener más información sobre los dispositivos de venta libre y con receta médica. Ese profesional puede ayudarle a determinar si las prótesis auditivas son aconsejables para usted. Pregunte cuál es la política de devolución de cualquier prótesis auditiva que compre, ya sea de venta libre o con receta médica, en caso de que determine que el dispositivo no es para usted.

Una prótesis auditiva puede ayudar a las personas a captar mejor el sonido tanto en situaciones en que hay calma como cuando hay ruido. Puede asimilar los sonidos según el tono, la frecuencia o la dirección de la cual viene. El usuario también puede cambiar algunos de estos programas para adaptarlos a sus necesidades.


aud4.jpg

Muchas personas se sorprenden al saber que podemos escuchar de dos formas. Todos sabemos que escuchamos con nuestros oídos. El sonido viaja por medio del aire al canal auditivo, vibra en el oído medio y luego estimula el nervio auditivo interno… esto es llamado audición de conducción de aire. Bueno, también podemos escuchar por medio de la conducción de huesos. Esto significa que el sonido vibra en el hueso para estimular su oído interno.

En los pacientes cuyo oído medio y/o externo no se ha desarrollado apropiadamente o se ha dañado, un dispositivo de conducción ósea como el Baha® podría ser una opción viable para la rehabilitación auditiva. ¿Qué es un Baha®? El Baha® es un sistema auditivo de conducción ósea que es implantado quirúrgicamente. En lugar de enviar el sonido por medio de la porción dañada/malformada del oído (conducción aérea), el sistema Baha® sobrepasa completamente el oído externo y medio, estimulando la audición por medio de conducción ósea directa.

El Baha® tiene tres componentes principales para el Connect: el implante de titanio que es colocado quirúrgicamente detrás del oído, el estribo y el procesador externo de sonido y cuatro componentes principales para el Attract: el implante de titanio que es implantado quirúrgicamente, así como un imán interno, el imán externo que conecta el procesador de sonido y atrae al imán justo debajo de la piel. El sonido es transformado en vibraciones que son enviadas por medio del estribo y el implante. El implante de titanio transfiere estas vibraciones al oído interno al hacer vibrar los huesos del cráneo para permitir la audición.

Además del procesador de sonidos, pueden usarse accesorios por medio de Bluetooth® para ayudar a mejorar el habla en ambientes ruidosos, escuchando conversaciones más claramente por teléfono y escuchando los sistemas de televisión y estéreo/MP3… escuchando directamente de esta fuente. Por medio de esta tecnología inalámbrica, las voces son más claras, es más fácil escuchar de un teléfono y los pacientes pueden escuchar cómodamente la televisión con sus familias a un volumen razonable, y todo esto se hace sin cables. Su procesador de sonido Baha® puede ser controlado por medio de un teléfono inteligente iPhone o Android.

El Baha® puede usarse en una banda suave para niños de menos de 5 años que no están listos para procedimientos quirúrgicos.




Contáctanos


Llamanos

+1(809)-892-2677
+1(809)-412-5314


Visitanos

Centro Médico UCE,
Pedro H. Ureña #79.
Esq. Dr. Cesar Dargan
Edf. Residencial UCE 3
2do. Piso Suite 12.
Santo Domingo ,
Republica Dominicana.


Envíanos un email

info@centroauditivoincus.com
centroauditivoincus@gmail.com



Social networks


Facebook


Twitter

https://twitter.com/incusrd


Instagram

https://www.instagram.com/centroauditivoincus/



Contáctanos


Llamanos

+1(809)-892-2677
+1(809)-412-5314


Visitanos

Centro Médico UCE,
Pedro H. Ureña #79.
Esq. Dr. Cesar Dargan
Edf. Residencial UCE 3
2do. Piso Suite 12.
Santo Domingo ,
Republica Dominicana.


Envíanos un email

info@centroauditivoincus.com
centroauditivoincus@gmail.com



Social networks


Facebook


Twitter

https://twitter.com/incusrd


Instagram

https://www.instagram.com/centroauditivoincus/




Copyright Centro Auditvo Incus 2023. All rights reserved.  Elaborated by Orlando Certad



Copyright Centro Auditvo Incus 2023. All rights reserved.  Elaborated by Orlando Certad